¿Qué es MIMOV?

Mimov es un dispositivo móvil, que actúa como un teléfono celular muy práctico por su tamaño y simplicidad, ya que contiene solo 4 teclas donde se configura allí, los números de teléfonos de hasta 3 contactos preferidos y los números del Centro de Atención de Centel y su emergencia médica si así lo desea. Estando en la calle con solo pulsar el botón rojo, estará en comunicación directa con nosotros las 24h los 365 días del año, para auxiliarlo si le sucede algo fuera de su casa. Puede recibir llamadas desde cualquier otro número de celular.

Cuenta con GPS y viene asociado a una App para uso de los familiares, para que puedan ver la localización del mismo.

Los mayores que reciben atención presentan una mayor esperanza de vida

Según las estadísticas actuales, el 96,4% de la población en edad de jubilación decide permanecer en su hogar frente al 3,6% que vive en una residencia.

Varios estudios como el presentado por las Universidades de Jaén y Granada, junto a la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, muestran que las personas mayores que reciben atención y viven en sus domicilios habituales presentan una esperanza de vida mucho mayor.

Esta investigación, defendida por Sandra Pinzón Pulido, investigadora de la Escuela Andaluza de Salud Pública en el Programa Interuniversitario de Doctorado de Ciencias de la Salud en la Universidad de Sevilla, analizó los datos del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia de Andalucía que recoge una cohorte de población de 206.150 personas.

Se excluyeron del estudio las personas que habían cambiado de entorno asistencial, es decir que habían cambiado de domicilio a residencia o viceversa.

Así el estudio también incide en la importancia por parte de las políticas públicas de fomentar la asistencia en domicilio como la ayuda a domicilio o la teleasistencia frente a otras medidas.

Estos datos, aunque en análisis se centró en Andalucía, se pueden extrapolar al resto de España. Según las estadísticas actuales, el 96,4% de la población en edad de jubilación decide permanecer en su hogar frente al 3,6% que vive en una residencia.

Por desgracia, el 20% de las personas mayores habitan en viviendas que presentan diversos problemas que incluso afectan a la calidad de vida de los mayores. Hablamos de viviendas sin ascensor, sin aislamiento térmico, con hacinamiento, sin baños adaptados, sin calefacción… lo que los expertos califican de vulnerabilidad residencial extrema.

La promoción del envejecimiento activo y la teleasistencia

La teleasistencia es una prestación esencial para nuestros mayores ya que les ayuda a mantener una vida activa, autónoma y en su entorno habitual. La teleasistencia es una herramienta de gran utilidad para promocionar la autonomía personal y el envejecimiento activo.

La OMS define como el envejecimiento activo el proceso en que se optimizan las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen. El envejecimiento activo permite que las personas realicen su potencial de bienestar físico, social y se centra en las personas mayores y en la importancia de dar una imagen pública positiva de este colectivo.

Es decir, que el envejecimiento activo quiere servir para mejorar la calidad de vida de las personas mayores favoreciendo sus oportunidades de desarrollo para una vida saludable, participativa y segura.

La teleasistencia es una herramienta muy importante para la consecución de este objetivo al permitir a nuestros mayores vivir con independencia y autonomía gracias a su tecnología y servicios.

Por ello, los servicios de teleasistencia tienen en marcha diferentes campañas presenciales con el objetivo de trabajar la promoción entre los usuarios del envejecimiento activo y saludable, además de incrementar la participación social de los usuarios, su círculo comunitario y así favorecer su propia autonomía.

Estas actividades presenciales se realizan para favorecer la participación de los usuarios. Recordemos que el objetivo principal del servicio de teleasistencia es proporcionar las condiciones necesarias para que los usuarios puedan vivir en sus domicilios el mayor tiempo posible y así como contribuir a la mejora de su calidad de vida.

Las principales áreas de trabajo se centran en la salud, la seguridad, el desarrollo personal, la tecnología o la economía doméstica.

La teleasistencia intenta que sus usuarios puedan vivir de la forma más autónoma y segura en sus hogares. Y mediante los diferentes talleres se aportan al usuario consejos y estrategias para vencer las posibles limitaciones relacionadas con la edad, insistiendo en las grandes ventajas de las nuevas tecnologías.

Existen datos que nos avisan de que el porcentaje de llamadas recibidas con motivo de la soledad de una persona usuaria es notablemente superior en zonas rurales que en las urbanas. Por lo que una forma de luchar contra esta tendencia es intentar acercar la tecnología a las zonas rurales y más aisladas.

No existen limitaciones que no se puedan solucionar y que impidan a los usuarios de teleasistencia hacer un uso normal de internet, de la videoconferencia, de WhatsApp o incluso de las redes sociales.

× ¿Deseas chatear por más información?